Comunik | ¿Cuándo es necesario complementar el tratamiento odontológico con la terapia logopédica? Una buena guía para ahorrar en tiempo y dinero.
Formación e intervención logopédica
logopedia, formación,tratamiento,paciente,voz
17565
post-template-default,single,single-post,postid-17565,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_non_responsive

¿Cuándo es necesario complementar el tratamiento odontológico con la terapia logopédica? Una buena guía para ahorrar en tiempo y dinero.

Logopedia y Odontología, dos tratamientos complementarios que aceleran la corrección de las alteraciones dentales y posibles dificultades de habla asociadas. 

En muchas ocasiones recibimos en el centro de logopedia, pacientes que han seguido un tratamiento odontológico y que una vez han sido dados de alta y pasados unos meses, vuelven a presentar el problema inicial. Esto ocurre cuando la causa por la cual acudieron, no fue corregida de manera correcta y no se abordaron los hábitos nocivos que provocaron la alteración. Es el caso de la deglución atípica.

La deglución atípica es una disfunción oral que se caracteriza por un posicionamiento incorrecto de la lengua durante el acto de deglutir. Este hecho incide en la oclusión dental, causando una maloclusión. El tratamiento necesario para estos casos es la combinación de la ortodoncia y la logopedia. El ortodoncista corregirá el trastorno anatómico y el logopeda, normalizará las funciones alteradas como la respiración, la postura y la deglución. Así mismo, el logopeda es el profesional especializado en valorar y tratar aquellos hábitos mantenidos por el paciente, que impidan la correcta evolución en el progreso. Los más habituales son:

  • Uso del chupete, biberón o succión digital durante períodos prolongados
  • Una extensión de la alimentación triturada
  • Malos hábitos de respiración y postura
  • Alteraciones anatómicas a nivel orofacial como labio superior corto, desviación o presencia de nódulos en el tabique nasal, tamaño de la lengua, paladar estrecho, etc.

La actuación del logopeda es estos casos, es imprescindible, pues evita posibles recaídas en el futuro. Ya desde los años sesenta, ambos profesionales trabajan de la mano ante alteraciones orofaciales y bucales como frenillos linguales cortos, desequilibrios de la musculatura orofacial, distorsiones de la articulación temporo mandibular (ATM), etc.

La Dra. Sandra Broch, Licenciada en Odontología y directora de la Clínica Dental Broch apunta: “La logopedia juega un papel clave en el resultado de los tratamientos odontológicos. Deben de eliminarse todos los hábitos que dificulten nuestros tratamientos y así evitaremos futuras recaídas”.

La actuación del logopeda debe comenzar previamente al proceso de aparatología. Desde Comunik, recomendamos:

  • Realizar entre 8 y 10 sesiones previas para concienciar al paciente acerca del patrón deglutorio y respiratorio correcto.
  • Entre 3 y 5 sesiones de revisión a lo largo de la actuación del ortodoncista.
  • Entre 1 y 2 sesiones post tratamiento con el fin de observar si se han generalizado los patrones y la mordida del paciente está corregida por completo.

Estas intervenciones están dirigidas tanto a niños como adultos. A demás es necesario resaltar que muchas de estas alteraciones, tienen como consecuencia dificultades de pronunciación como en las consonantes /r/, /s/,/d/, /t/, /tr/, problemas de voz, de respiración y de postura.

No dudes en consultarnos y realizar una valoración por nuestro equipo.