Comunik | ¿Has pensado alguna vez en mejorar tus habilidades comunicativas en público? Atento a estos consejos.
Formación e intervención logopédica
logopedia, formación,tratamiento,paciente,voz
17632
post-template-default,single,single-post,postid-17632,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_non_responsive

¿Has pensado alguna vez en mejorar tus habilidades comunicativas en público? Atento a estos consejos.

Un comercial, un docente, un terapeuta, un director de oficina…estas son algunas de las profesiones que aparte de tener que exponer su producto o su método, necesitan llegar a empatizar, necesitan convencerte de que lo que exponen, es la mejor opción para ti.

Hoy en día se ofrecen muchos cursos sobre técnicas de oralidad, hablar en público sin temor, etc. Son cursos orientados a ofrecer pautas sencillas para rebajar el miedo o el nivel de estrés que supone exponer tu idea y tu imagen a los demás.

Bien, a continuación, vamos a ofrecerte una visión del tema desde otra perspectiva, desde la técnica del habla, el lenguaje y la voz. Como logopeda y especialista en la comunicación, suelo tratar a mis pacientes de manera holística, independientemente del motivo de la consulta inicial. Me gusta enseñar y practicar todas y cada una de las estrategias necesarias para que el paciente aprenda a mejorar su expresión, su fluencia oral y su técnica no verbal.

Empecemos.

Aspectos suprasegmentales del lenguaje: acento, entonación y ritmo. El acento hace referencia a la intensidad, dar una mayor intensidad a una sílaba, una palabra o una frase, aumentara la atención del público. La razón es que escucharte, empieza a ser algo entretenido.

La entonación es la musicalidad que aportas al contenido. Cuantas mayores curvas de entonación ofrezcas sin excederte, mayor información estarás sumando a tu exposición.

El ritmo es clave.  Solo si eres capaz de controlar y jugar con tu ritmo de habla, podrás enganchar al público a la vez que podrás poner en práctica el resto de estrategias.

Hablemos de voz.

Resonancia y timbre. Tu voz debe expresar comodidad, apoyo, solidez. Para ello es imprescindible que la trabajes. La voz como cualquier músculo, si la trabajas mejora. El timbre es tu punto personal, aquello por lo que todo el mundo te reconoce. Si es claro, poténcialo, sino te convence trabájalo.

Tu postura.

Lo dice todo sobre ti. Mirándote el público intuirá si estás convencido, si te encuentras cansado, lesionado, si practicas deporte, si tienes interés o estás muerto de miedo. Un consejo: los pies siempre bien apoyados en el suelo.  La voz saldrá con más fuerza.

Por último, tu lenguaje no verbal. Tu mirada, tus gestos, tu expresión facial, no falla. Este conjunto de aspectos debe complementarse, nunca contradecirse. Una mirada que no encuentra a su interlocutor o demasiada inmovilidad, pueden truncar la comunicación y perder el mensaje.

¿Quieres potenciar tu expresión en público? ¿necesitas conocer tus puntos fuertes y ganar confianza? No lo dejes para más tarde, consúltanos y empecemos a trabajar juntos.

 

Dra. Cristina Andrés

Logopeda y Directora de Comunik.