Comunik | Las otitis en verano. ¿Cómo afectan estas infecciones en el proceso de desarrollo del lenguaje?
Formación e intervención logopédica
logopedia, formación,tratamiento,paciente,voz
17594
post-template-default,single,single-post,postid-17594,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_non_responsive

Las otitis en verano. ¿Cómo afectan estas infecciones en el proceso de desarrollo del lenguaje?

Ya llegó el verano y con él, algunas de las infecciones más frecuentes que pueden dificultar el desarrollo del lenguaje en nuestros pequeños.

Largas horas en la piscina, baños interminables  en el mar, duchas diarias…estas son las actividades habituales que pequeños y grandes acostumbramos a disfrutar los días de verano, pero ¿qué relación tienen con nuestra labor como logopedas? Pues bien, la razón son las ¡¡temidas otitis!!

Las otitis son una de las infecciones más frecuentes en la primera infancia y cabe señalar que no siempre dan una sintomatología evidente, sino que pueden ser silentes, es decir, estar presentes y no dar señales.

Es importante diferenciar entre la otitis externa: aquella que se produce por gérmenes externos, habitualmente se presenta en verano por ambientes húmedos y no con conlleva fiebre pero sí dolor. En este caso el pediatra recomendará unas gotas  y un ibuprofeno o paracetamol para aliviar el dolor y no sumergir la cabeza durante 6 o 7 días. ¡Cosa realmente complicada durante las vacaciones!

Como prevención, recomendamos  secar la parte externa del oído con la punta de la toalla después de cada baño (nunca apretar hacia dentro ni con la toalla ni con los bastoncillos).

Por contra existen las otitis medias: aquellas que se producen por los gérmenes internos que provienen de la nariz o la boca, habitualmente como consecuencia de un catarro y por tanto, más habituales en invierno. En este caso la mucosidad se  acumula en el oído interno (Trompa de Eustaquio)  y produce una obstrucción timpánica que dificulta la recepción del sonido. El pediatra recomendará antibióticos orales y en pocos días el cuadro clínico debe mejorar.

Los retrasos del habla en niños menores de 6 años son aquellos errores que se asocian a dificultades de pronunciación, falta de inteligibilidad, errores de repetición, etc. y una de las causas más frecuentes son las otitis (medias) de repetición.

En estos casos el niño no recibe el sonido por lo que no podrá imitarlo y por tanto, aprenderlo. Además en muchas ocasiones, se asocia la presencia de mucosidad en el oído con un mal posicionamiento de la lengua y hábitos orales nocivos para el desarrollo del lenguaje.

Desde Comunik, recomendamos visitar al otorrino antes de iniciar el tratamiento de lenguaje, para descartar dificultades de entrada que impidan un correcto aprendizaje y desarrollo o posibles complicaciones. Y por supuesto, ante la duda de si tu hijo oye bien o no, lo primero es pedir una visita al pediatra quien realizará una audiometría y descartará rápidamente el problema.

Para cualquier duda, puedes consultarnos.

Equipo de Comunik– Nuestro reto es tu salud-