Comunik | ¿Te has preguntado por qué te quedas sin aire al hablar? ¿Sabes qué es el hipo? ¿Sabrías decir qué tipo de respiración mantienes habitualmente?
Formación e intervención logopédica
logopedia, formación,tratamiento,paciente,voz
17571
post-template-default,single,single-post,postid-17571,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_non_responsive

¿Te has preguntado por qué te quedas sin aire al hablar? ¿Sabes qué es el hipo? ¿Sabrías decir qué tipo de respiración mantienes habitualmente?

La respiración es una función vital y automática, eso comporta que en pocas ocasiones, paremos atención sobre cómo llevamos a cabo el proceso y qué consecuencias tiene.

Al respirar el aire entra o bien por la nariz o bien por la boca, la diferencia radica en el lugar donde llega dicha cantidad de aire inhalado.

Un primer modo es el abdominal que tal y como su nombre indica, el aire se apoya en la parte baja de los pulmones manteniendo una obertura en el espacio abdominal. El músculo diafragmáticoayuda a mantener espacio torácico y permite respirar de manera pausada, amplia y confortable.  Este modo es el idóneo para hablar, pues permite controlar la cantidad y fuerza con la que el aire entra y evita sobreesfuerzos e interrupciones durante el discurso. Recuerda que es necesario realizar pausas al hablar, para permitir que el aire entre suave por la nariz.

En segundo lugar, el modo clavicular. Dicho tipo de respiración está asociado a la fatiga física, ansiedad,  tensiones nerviosas, etc. En este proceso, el aire entra mayormente por la boca y únicamente ocupa la parte superior de los pulmones, impidiendo que el diafragma realice todo su recorrido. Este tipo de respiración es el más perjudicial pues, de entrada, reduce significativamente la capacidad vital.

¿Te has dado cuenta que es difícil hablar y correr a la vez? Se debe a que el esfuerzo físico conlleva una respiración clavicular, sin embargo el habla, requiere una entrada de aire lenta, progresiva y sin esfuerzos musculares. Una de las consecuencias de este hecho es el temido flato.

Por último, encontramos el modo costodiafragmático. Al modo abdominal le sumamos la participación de las costillas. Durante el proceso de llegada del aire a los pulmones, las costillas se ensanchan y la abertura abdominal permite aprovechar al máximo la capacidad vital. Este tipo de respiración es el modo más beneficioso en reposo, de hecho al nacer todos mantenemos una respiración costoabdominal y con el paso del tiempo y debido al ritmo, al estrés y otros factores, la tendencia es adquirir un tipo de respiración clavicular.

 

¿Sabías que el hipo está relacionado con el movimiento del diafragma? De hecho no es más que una descoordinación entre los pulmones y el musculo diafragmático.  Al llegar el aire a los pulmones estos se ensanchan y al contrario del proceso habitual, el diafragma “choca” contra ellos, impidiendo la máxima obertura. De ahí, nace el dicho popular de dar un susto a alguien. Pues al coger el aire de golpe, permite que descienda el diafragma y se vuelva a coordinar con el recorrido de los pulmones.

Para saber cómo respiras, puedes colocar una mano entre el pecho y la otra, en tu abdomen. Deja entrar el aire por tu nariz y observa qué mano se desplaza hacia fuera. Si la mano situada en la parte superior realiza un recorrido más visible, presentas tendencia clavicular.

Recuerda que para vivir más hay que respirar bien, así que ya sabes, toma conciencia y trabaja tu respiración. Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

Equipo de Comunik